Close

Not a member yet? Register now and get started.

lock and key

Sign in to your account.

Account Login

Forgot your password?

15 mar 2011 Pasado

La primera vuelta al mundo en vehiculo anfibio, 1946

El increíble viaje de Ben Carlin

Jeep anfibio modificado


Jeep anfibio modificado

Todo empezó cuando Ben Carlin se fijó en un vehículo anfibio de EE.UU. entre los desechos de la Segunda Guerra Mundial, que compró en una subasta por 901 dolares. El australiano Frederick Benjamin Carlin y su mujer americana Elinore decidieron, en 1946, emprender una aventura que les llevaría por todo el mundo para convertirse en el primer viaje de la historia en dar la vuelta a la Tierra en un vehículo anfibio. Tras intentar conseguir financiación para la aventura del fabricante de automóviles Ford con escaso éxito, decidió sufragar el viaje de su propio bolsillo y comenzó a modificar el vehículo para adaptarlo a sus necesidades. La transformación en algo realmente navegable por un periodo prolongado de tiempo no les fue nada facil. Añadió una pequeña cabina con litera, la proa, el timón, una radio de 2 vías y para paliar la falta de estaciones de servicio, en medio del océano, acondicionaron un enorme depósito de avión como depósito auxiliar de combustible que situaron debajo del barco, desechable al agotarse.

Ben Carlin y Elinore


Ben Carlin y Elinore

Ben bautizó a su vehículo con el nombre de “Half Safe” (Medio Segura), utilizando irónicamente una frase que vió en un anuncio de desodorante, y eligió Montreal como punto oficial de partida. En junio de 1948, él y Elinore salieron de Montreal para llegar a Nueva York y desde allí embarcarse en el Atlántico. Durante los dos meses siguientes los Carlin debían de convivir, en un camarote de 3 metros cuadrados, con el insoportable ruido del motor, los olores de la gasolina y las emanaciones de gases del tubo de escape. Iban tan cargados que la línea de flotación del barco se encontraba tan solo a unos 10 centímetros del borde superior de la cubierta y tuvieron que regresar en 2 ocasiones debido a problemas con el timón, las fugas y el mareo que continuamente sufría Elinore. Cuando emprendieron de nuevo la salida, en agosto, todo iba bien hasta que un rodamiento de la hélice falló por falta de lubricación. Flotaron a la deriva durante una semana a 300 millas de la costa, hasta que un buque canadiense que pasaba por alli les auxilió y los llevó de vuelta a tierra. Como se quedaron sin dinero, Elinore regresó a Boston y Ben tomó un trabajo con una empresa de mensajería de Canadá. Un año más tarde, en 1949, lo volvieron a intentar saliendo esta vez de Halifax, Nueva Escocia, y remolcando un par de tanques de combustible auxiliares.

En la cabina


En la cabina

En la primera noche los tanques de combustible se estrellaron uno contra el otro, debido al oleaje, y uno de ellos se soltó para perderse en el mar. Una vez montado otro salieron de nuevo, el 19 de julio de 1950, y 32 días más tarde, después de arreglar varias veces el motor mientras navegaban, llegaron a las Azores cuando las autoridades ya los daban por perdidos. Tras unas horas de descanso reemprendieron la aventura y tras ser duramente zarandeados por un huracán (muy probablemente el huracán Charlie) llegaron a las Islas Canarias y bordearon Europa hasta alcanzar Inglaterra. Sin dinero de nuevo, empiezan a mostrar el vehículo en exposiciones y en grandes almacenes para recaudar fondos. Tardaron dos años hasta conseguir los fondos necesarios para continuar su viaje. En ese tiempo, además, Ben escribió un libro que relata la primera etapa del viaje “Al otro lado del Atlántico en un Jeep anfibio”, que vendió 32.000 copias y fue traducido al holandés, portugués, noruego, sueco y japonés. Finalmente salieron de Inglaterra, en mayo de 1954, abriéndose paso desde Europa a Estambul y desde allí a Calcuta, donde tomaron otro descanso del viaje. En abril de 1955 hicieron travesía hacia Francia, ruta en la que recorrieron muchos paises como India, Iraq, Paquistán, Persia y Turquía hasta acabar en París, donde se fotografiaron a bordo del vehículo anfibio delante del Arco del Triunfo. Antes de que Ben terminara los trabajos de reparación para la reanudación del viaje, Elinore decidió dejarlo todo. Según ella no podía aguantar más y regresó a los Estados Unidos, mientras Ben buscó otro copiloto. Algunas fuentes afirman que Elinore pidió el divorcio a su regreso a EE.UU, pero los artículos de prensa de la época todavía se referían a Elinore como la esposa de Ben.

Recaudando dinero en un centro comercial


Recaudando dinero en un centro comercial

A principios de 1956 el australiano Barry Hanley asumió el reto y junto a Ben llegan a Yangon (Rangún), para seguir por tierra hasta Bangkok, Saigón y Da Nang, luego por el Mar de China del Sur hasta Hong Kong y Taiwán para atravesar el Mar de la China Oriental y llegar a Japón. Los nueve meses que tardarón en completar este tramo de viaje obligaron a Carlin a pasar el invierno en Tokio y reconstruir la embarcación de nuevo, durante los cuales Hanley abandonó la expedición. Ben consigue un tercer copiloto, periodista estadounidense, y parte de Japón en junio de 1957 dirigiéndose a las Islas Aleutianas, alcanzando más tarde Anchorage en septiembre. Continuaron el viaje por tierra rumbo al sur hasta Los Angeles y Arizona, antes de girar hacia el norte y pasar por Nueva York (donde Ben se encontró con Elinore) y Montreal, completando el viaje el 12 de mayo de 1958, casi 10 años después de que Ben y Elinore decidieran dar por primera vez la vuelta al mundo. En total Carlin estimaba que viajó cerca de 62.765 kilómetros por tierra y 15.450km por vía marítima, cruzando 38 países con un gasto de cerca de 35.000 dólares.

Replica en exposicion


Replica en exposicion

Cuando Ben Carlin fallece de un ataque al corazón, en 1981 (Elinore murió en 1996 en Nueva York), donó su vehículo al Guildford Grammar School en Perth, Australia Occidental, colegio al que asistió como estudiante en la década de 1920. En la actualidad se encuentra expuesta una reconstrucción del vehículo en el colegio Guilford donde los visitantes pueden admirarlo, a 15 kilómetros de la localidad australiana de Perth donde un día Ben Carlin soñó con realizar la vuelta al mundo.

Si te ha gustado este post también puede interesarte:

  • Micro coches del pasado
  • La bella Annecy
  • Tras el Apocalipsis
  • 100 anuncios no son suficientes
  • Perdidos en el Espacio

  • http://www.facebook.com/luis.k.roman Luis Karl Roman

    Una historia notable de ser llevada al cine..