Close

Not a member yet? Register now and get started.

lock and key

Sign in to your account.

Account Login

Forgot your password?

1 abr 2011 Ciencia

La sociedad secreta de las plantas

El 80% de las plantas estan unidas por una auténtica red social

micorrizas


Una red de micorrizas une a los arboles y plantas de los bosques

Hace algunos años los científicos descubrieron que las plantas pueden enviar señales químicas por el aire para advertirse entre ellas de algún peligro y ahora un grupo de investigadores ha encontrado otro sistema de comunicación: una red de hongos simbióticos. Bajo el suelo del bosque cada terrón de tierra contiene millones de pequeños organismos, bacterias y hongos. Estos organismos forman una relación simbiótica con las raíces de las plantas, ayudando a sus anfitriones a absorber agua y otros elementos vitales como el nitrógeno a cambio de un suministro constante de nutrientes. Una inspección profunda del terreno ha puesto de manifiesto que los hongos forman una red de hilos (micorrizas) que unen físicamente las raíces de decenas de árboles, a menudo de diferentes especies, en una sola red de micorrizas. Estas redes que se extienden por debajo de nuestros pies son auténticas redes sociales. Al rastrear el movimiento de los isótopos radiactivos de carbono a través de ellas, la especialista canadiense de la Universidad de Columbia en Vancouver, Suzanne Simard ha encontrado que el agua y los nutrientes tienden a fluir de los árboles con exceso de comida a los que no tienen suficiente. Un estudio publicado en 2009, por ejemplo, demostró que los mayores abetos del bosque objeto del estudio habían transferido moléculas que contienen carbono y nitrógeno a árboles jóvenes de la misma especie a través de sus redes de micorrizas. Los árboles jóvenes con mayor acceso a estas redes eran más saludables. El grupo de Suzanne Simard y Dan Durall también ha demostrado que las redes de micorrizas pueden ser enormes. Descubrieron que una red de micorrizas cubría toda la superficie del bosque y que cada árbol se conectaba con varias docenas de otros árboles, algunos a distancias superiores a los treinta metros. Además las redes de micorrizas pueden conectar plantas de distintas especies por lo que la comunicación puede extenderse a individuos muy diferentes.

Hongos y arboles unidos por relacion simbiótica


Hongos y arboles unidos por relacion simbiótica

Además de compartir la comida, las asociaciones de micorrizas también permiten a las plantas compartir información. Los biólogos han sabido durante algún tiempo que las plantas pueden responder a las señales de defensa en el aire de las demás que están bajo ataque. Cuando una oruga empieza a masticar una planta de tomate, por ejemplo, la planta produce compuestos nocivos que repelen a los atacantes y que además estimulan a las plantas vecinas para preparar sus propias defensas. Por el contrario, las plantas que cultivamos y a las que suministramos nutrientes y agua no desarrollan las micorrizas y por eso no gozan de todas las ventajas posibles. La idea de que las plantas tienen relaciones complejas pueden requerir un cambio de mentalidad. Las plantas pueden defenderse más de lo que pensábamos y crear interrelaciones con el entorno que les rodea con cierto control sobre lo que está pasando a través de esta comunicación química. Aunque puedan parecer pasivas y silenciosas su capacidad de interactuar y comunicarse no debería ser una sorpresa. Aparte de una vida social activa, favorecida por la red de micorrizas, las plantas muestran una amplia gama de otras respuestas sociales. Se observan plantas que pueden elegir a su pareja, pedir ayuda e incluso fingir una enfermedad. Algunos ejemplos:

Plantas de tabaco, familia Solanaceae


Plantas de tabaco, familia Solanaceae

Las plantas de tabaco de la familia Solanaceae son muy exigentes. Su sistema de compatibilidad les permite rechazar el polen de parientes cercanos, ya que tendría descendencia más debil y eligen el polen mejor preparado genéticamente. Todavía se desconocen los procesos exactos que realizan para esta función.

Steudnerifolium Caladium


Steudnerifolium Caladium

La Steudnerifolium Caladium es propensa a las infestaciones de larvas de polilla: una vez que salen del huevo, las orugas comen su camino a través de sus hojas. Para evitar esto las plantas pueden fingir estar enfermas, mostrando un patrón variegado blanco en sus hojas que se asemeja a los daños de larvas recientes. Prefiriendo explotar una planta sana, las mariposas ponen sus huevos en otro lugar. En la imagen: hoja izquierda enferma, hoja derecha sana fingiendo la enfermedad.

Frijol Lima, Phaseolus lunatus


Frijol Lima, Phaseolus lunatus

Las plantas de frijol Lima, Phaseolus lunatus, cuando son atacadas por los ácaros de la familia Tetranychidae responden produciendo una mezcla de sustancias químicas que atraen a los depredadores de estos ácaros para que se alimenten de la población de arañitas no deseadas.

Fuentes: Nature, Newscientist.

Si te ha gustado este post también puede interesarte:

  • Accidentes de tráfico, 1900
  • La Furia
  • Vehículos del pasado
  • Debajo de un puente
  • Trondheim