Close

Not a member yet? Register now and get started.

lock and key

Sign in to your account.

Account Login

Forgot your password?

7 mar 2012 Pasado

Los juegos de azar en el pasado siglo

Establecimientos de azar hace casi cien años

Redada de la policía en una sala de juego clandestina. Washington, 1925. Librería del Congreso


Redada de la policía en una sala de juego clandestina. Washington, 1925. Herbert A. French. Librería del Congreso

En la fotografía de arriba aparece una redada de la policía en un restaurante de comidas rápidas, con sala de juego clandestina, en la calle E de Washington, en 1925. La policía se lleva detenidas a varias personas del local y se observa como se llevan a uno de ellos, al que impiden cualquier resistencia, agarrado por detrás por uno de los agentes. El origen exacto de los juegos de apuestas es desconocido y el primer registro oficial aparece en China donde se narra su práctica en el año 2300 antes de Cristo. En general se piensa que, de una forma u otra, el juego ha existido en la mayoría de las sociedades en la historia. Es conocido que los sumerios y asirios utilizaban un hueso extraído del talón de ciertos animales, denominado astrágalo, tallado para obtener cuatro posiciones distintas con un uso parecido al dado. La primera casa de apuestas, en Europa, fue el Ridotto de Venecia inaugurado en el año 1638 para ofrecer juegos de azar durante la temporada de carnaval. En Estados Unidos, los primeros establecimientos de juegos de azar eran conocidos como salones. Fue en los salones donde los viajeros podían encontrar gente con quien hablar, beber y muchas veces jugar. Durante el siglo 20 en Estados Unidos, el juego fue prohibido por la legislación estatal y los reformadores sociales de la época. Sin embargo, en 1931, fue legalizado en el estado de Nevada, junto con Las Vegas y Reno, y años mas tarde en algunos otros estados.

Buddy's Place, 1942. Wisconsin History


Buddy’s Place, 1942. Wisconsin History

Dos mujeres posan junto a las máquinas de juegos de azar en Buddy’s Place, en el municipio de Rib Mountain de Wisconsin. El bar funcionaba también como una casa de prostitución. 27 de Febrero de 1942.

Inutilizando máquinas tragaperras ilegales. Madison en Wisconsin, 1948. John Newhouse


Inutilizando máquinas tragaperras ilegales. Madison en Wisconsin, 1948. John Newhouse

John Roach, Director de la División de Impuestos del Estado, utiliza un martillo para romper unas máquinas tragamonedas ilegales decomisadas en Madison, Wisconsin. Una fotografía similar fue publicada en el Wisconsin State Journal del 18 de junio de 1948.

Evangeline Sylvas rompe furiosa el tanque de agua utilizado por Divena, Casino Royale Club. New Orleans, 1949. John Dominis, Life


La stripper Evangeline Sylvas rompe furiosa el tanque de agua utilizado por Divena, otra stripper del Casino Royale Club. New Orleans, 1949. John Dominis, Life

Evangeline Sylvas era una famosa stripper del Casino Royale Club de New Orleans. En sus actuaciones solía aparecer en el interior de una enorme ostra, de la que salía con sensuales movimientos que apasionaban al público. Según un reportaje de la revista Life, en 1949, disgustada por la fama de Divena, una nueva stripper del casino, que actuaba realizando escenas eróticas sumergida en el agua dentro de un tanque de plexiglás, irrumpe en medio de su actuación con un enorme hacha y de tres golpes rompe las paredes del tanque que revienta esparciendo los 1.500 litros de agua que contenía. Evangeline fue detenida y liberada mas tarde previo pago de una fianza de 10 dólares. El agente que la arrestó declaró con cierta ironía: “Para nosotros esto es una rutina, pero nos encanta”.

La cajera de una sala de juegos, en 1950. J.R. Eyerman, Getty Images


La cajera de una sala de juegos, en 1950. J.R. Eyerman, Getty Images

Una cajera marca el quinto premio en el indicador de las máquinas tragaperras de cincuenta centavos, de una sala de juegos de Las Vegas, Nevada, en 1950.

Jane Pike y Karolee Kelly promocionando Las Vegas. Chicago, Illinois, en 1954. Archivo Bettmann, Corbis


Jane Pike y Karolee Kelly promocionando Las Vegas. Chicago, Illinois, en 1954. Archivo Bettmann, Corbis

Dos guapas modelos, Jane Pike a la izquierda y Karolee Kelly, se sientan sobre una pila de 100.000 dólares en monedas de plata para publicitar los dos atractivos turísticos más importantes de Las Vegas, en Nevada: el juego y las mujeres. El local es una oficina expendedora de billetes de vuelo para varias líneas aéreas de Chicago, Illinois, en 1954.

Máquinas tragaperras incautadas durante una redada. Wisconsin, 1924. Wisconsin History


Máquinas tragaperras incautadas durante una redada. Wisconsin, 1924. Wisconsin History

George Lippert, fiscal de distrito, y Gerald J. Boileau, el asistente del fiscal, exhiben junto a otros tres hombres las máquinas tragamonedas incautadas durante una redada en Marathon County, en enero de 1924. Dos de ellos enarbolan las hachas con las que van a proceder a destruirlas.

Jim Patrick, un jugador empedernido, trabajando de cajero en el casino Bank Club de Reno. Nevada, 1931. Bettmann, Corbis


Jim Patrick, un jugador empedernido, trabajando de cajero en el casino Bank Club de Reno. Nevada, 1931. Bettmann, Corbis

Jim Patrick, el más viejo jugador activo de Nevada, en aquella época, había pasado 50 de sus 70 años cortejando a la suerte en los juegos de azar, sin mucho éxito. Jim trabaja ahora de cajero en el Bank Club, uno de los casinos que fueron favorecidos por la aprobación en Nevada de la histórica ley Assembly Bill 98, firmada, en 1931, por el Gobernador Fred Balzar que legalizaba algunos juegos de azar.

Sala de apuestas en Butte, Montana, en 1939. Arthur Rothstein. Librería del Congreso


Sala de apuestas en Butte, Montana, en 1939. Arthur Rothstein. Librería del Congreso

Varias personas charlando en la entrada de un bar y sala de apuestas, durante una noche de verano, en Butte, Montana, en 1939.

500.000 dólares en monedas de plata, custodiadas por la policia. Las Vegas, 1943. John Florea, Life


500.000 dólares en monedas de plata, custodiadas por la policía. Las Vegas, 1943. John Florea, Life

Tres oficiales de policía custodiando, fuertemente armados, 500.000 dólares en monedas de plata que forman parte del fondo de un Rally en un casino de Las Vegas, durante la II Guerra Mundial, en 1943.

Sala de juego a bordo del Lux. California, 1946. Peter Stackpole, Life


Sala de juego a bordo del Lux. California, 1946. Peter Stackpole, Life

Pasajeros apostando en los juegos de azar a bordo del Lux, una embarcación reconvertida con casino y salas de juego, fondeada frente a la costa de California, en agosto de 1946.

Una mesa de ruleta de un casino de Haití, en 1949. Gordon Parks, Life


Una mesa de ruleta de un casino de Haití, en 1949. Gordon Parks, Life

Un grupo de personas jugando en una mesa de ruleta de un casino en Haití, en 1949. La pareja, en primer plano, parece estar posando para la fotografía.

El mafioso Joe Adonis preparando una baraja de poker. New York, 1951. Michael Rougier, Life


El mafioso Joe Adonis preparando una baraja de póker. New York, 1951. Michael Rougier, Life

Joe Adonis también conocido como “Joe Arosa”, “James Arosa” y “Joe DiMeo”, fue un mafioso de Nueva York que participó de manera decisiva en la formación de la moderna Cosa Nostra, las famosas familias mafiosas del crimen organizado. De joven, Adonis se dedicaba a pequeños robos y se especializó como carterista. Mientras trabajaba en las calles, se hizo amigo del futuro jefe de la mafia Charles “Lucky” Luciano, con el que se involucró en el juego ilegal. Desde entonces, Joe desarrolló una lealtad por Luciano que se mantuvo durante décadas. Adonis y Luciano se dedicaron también al contrabando de alcohol y consiguieron el control total del tráfico en Broadway y el centro de Manhattan. En su apogeo, llegaron a recaudar 12 millones de dólares al año dando empleo a más de 100 trabajadores. En la fotografía aparece preparando una baraja de póker, sin parecer preocuparle la citación que acaba de recibir para comparecer ante la Comisión Kefauver del Senado de los Estados Unidos, formada para la investigación del crimen organizado. New York, 1951.

Destrucción de equipamientos para juegos de azar. Nueva York, 1954. Bettmann, Corbis


Destrucción de equipamientos para juegos de azar. Nueva York, 1954. Bettmann, Corbis

Arthur H. Christy, asistente del Fiscal General de Nueva York, supervisando personalmente la destrucción de numeroso equipamiento de juegos de azar, desde ruletas hasta mesas de apuestas, por valor de más de 65.000 dólares, en Ballston Spa, tras una dura investigación en la que estuvo inmerso casi tres años. Nueva York, 1954.

Una corista en el casino del Hotel Riviera en La Habana. Cuba, 1958. Francis Miller, Life


Una corista en el casino del Hotel Riviera en La Habana. Cuba, 1958. Francis Miller, Life

Eva Lynd, una actriz y corista de la época, sacude los dados antes de lanzarlos en la mesa de apuestas del casino del hotel Riviera en La Habana, Cuba, en el año 1958.

Tour organizado por un casino de Las Vegas, en 1960. Grey Villet, Life


Tour organizado por un casino de Las Vegas, en 1960. Grey Villet, Life

Clientes de un casino de Las Vegas en un tour organizado por el casino, mientras disfrutan de un picante espectáculo. Algunos espectadores parecen ligeramente excitados por la actuación. Las Vegas, Nevada, en octubre de 1960.

Cola de jugadores de bingo. Burnt Oak, 1961. Harry Benson, Getty Images


Cola de jugadores de bingo. Burnt Oak, 1961. Harry Benson, Getty Images

Varios jugadores haciendo cola, en la caja, para comprar nuevos cartones de bingo en una sala de juego instalada en el interior del local de cine Essoldo de Burnt Oak, en 1961.

Croupiers de Black Jack en el Casino Silver Nugget. Las Vegas, 1966. Bettmann, Corbis


Croupiers de Black Jack en el Casino Silver Nugget. Las Vegas, 1966. Bettmann, Corbis

Las croupiers de Black Jack, Dianne McMillin y Jaye Boack en primer plano, trabajando ligeras de ropa, en el Casino Silver Nugget. Ellas trabajaban de madrugada y no lo hacían en topless debido a las presiones del fiscal de la Comisión de Juego quien amenazaba con llevar a los propietarios del Casino ante los tribunales. Las Vegas, 1966.

Jay Sarno deslizandose por un tobogan, en la inauguración del hotel casino Circus Circus. Las Vegas, 1968. Ralph Crane, Life


Jay Sarno deslizandose por un tobogan, en la inauguración del hotel casino Circus Circus. Las Vegas, 1968. Ralph Crane, Life

Jay Sarno fue un empresario de Las Vegas, dueño de varios hoteles de alto perfil, como el famoso Caesars Palace, y el principal impulsor de los hoteles y centros de ocio dirigidos principalmente a las familias. Irónicamente y a pesar de que Sarno era un firme defensor de Las Vegas como una ciudad que podría sobrevivir con menos jugadores y más turismo familiar, él mismo era un jugador empedernido. Su ex esposa, Joyce Sarno Keys, llegó a manifestar que, durante un día de juegos de azar, Sarno podía llegar a ganar 100.000 dólares sólo para terminar ese mismo día perdiendo una cantidad similar. Jay Sarno abrió el primer hotel orientado principalmente a las familias, el hotel Circus Circus, de Las Vegas. La atracción principal del Circus Circus era su magnifico circo que realizaba actuaciones cada día para los niños, mientras los padres podían apostar su dinero en el casino del hotel. El mismo Jay Sarno se vestía como un maestro de ceremonias para recibir a las familias y a los niños en el circo, como podemos ver en la fotografía en la que aparece en una entrada teatral deslizándose por un tobogán, el día de su inauguración.

El asesor civil de la Fuerza Aérea de EE.UU jugando a la ruleta. Marrakech, 1952. Dmitri Kessel


El asesor civil de la Fuerza Aérea de EE.UU jugando a la ruleta en un casino de Marrakech, 1952. Dmitri Kessel, Life

El asesor civil de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, C.E. Hall, y su esposa jugando a la ruleta junto a una amiga francesa, la señora Simon Loriot, en un casino de Marrakech, Marruecos, en 1952.

Si te ha gustado este post también puede interesarte:

  • La segregación racial
  • La regadera sagrada
  • La belleza de los Mursi
  • El brebaje diabólico
  • Un animal dentro de mi