Close

Not a member yet? Register now and get started.

lock and key

Sign in to your account.

Account Login

Forgot your password?

27 feb 2012 Pasado

Una sola rueda es suficiente

Eran considerados competidores potencialmente serios del automóvil, a principios del siglo XX

Hot Rods, 1952. Loomis Dean, Life


Hot Rods, 1952. Loomis Dean, Life

La mayoría de los monociclos motorizados se han construido en el siglo 20. Los diseñadores actuales de este tipo de vehículos los denominan como monociclos, aunque ese término tradicionalmente se ha utilizado para definir los vehículos de una sola rueda accionados a pedales, como los de una bicicleta, y conducidos normalmente desde un asiento situado encima de la rueda. Hoy en día, los monociclos se construyen generalmente para fines de diversión y entretenimiento, aunque en el pasado, desde la década de 1860 hasta la década de 1930, fueron propuestos para su uso como medio de transporte serio. Según algunos historiadores, el primer vehículo monociclo equipado con motor de gasolina y plenamente operativo fue el modelo de Garavaglia, que se presentó con gran entusiasmo en la Feria de Milán de 1904. El bastidor que soportaba al conductor al que también iba fijado el motor, estaba montado en una llanta de neumático de caucho forrado, conectado internamente por cojinetes de bolas. El borde era dentado en uno de sus lados en donde se acoplaba al piñón del motor. También llevaba en un lateral una rueda estabilizadora. Pese a la entusiasta acogida en la Feria de Milán, el monociclo de Garavaglia tuvo escaso éxito ya que su perfección teórica no fue tan eficiente en la práctica.

Monociclo D'Harlingue de hélice en la revista Popular Mechanics. Abril, 1914. Popular Mechanics


Monociclo D’Harlingue de hélice en la revista Popular Mechanics. Abril, 1914. Popular Mechanics

En abril de 1914 aparece, en la revista Popular Mechanics, el monociclo de Alfred D’Harlingue, un inventor de San Luis, Missouri. Su singular vehículo se propulsaba con un pequeño motor de avión, seguramente de tres cilindros y refrigerado por aire. La enorme hélice parece bastante desproporcionada respecto al volumen del vehículo y quizás por eso necesitaba equilibrar la posición delantera del motor con un contrapeso en la parte posterior, como se observa en la imagen. Alfred diseño varios prototipos de su monociclo, y en las siguientes versiones redujo el tamaño de la hélice y añadió 2 pequeñas ruedas traseras de estabilización.

Popular Science. Septiembre, 1917. Popular Science


Popular Science. Septiembre, 1917. Popular Science

Un atípico monociclo de Alfred D’Harlingue también fue portada de la revista Popular Science, en septiembre de 1917. En este modelo, el lugar del piloto está situado en la parte posterior del vehículo desde donde controla el vehículo, no en el interior de la enorme rueda,  un enfoque único para la conducción de un monociclo. La estructura del vehículo cuenta con protecciones reforzadas en la parte posterior para proteger al conductor. En el diagrama de la derecha se observa claramente la composición del D’Harlingue. El piloto disponía de un pedal de frenado que controlaba la pequeña rueda delantera y podía manejar la dirección maniobrando la hélice y mediante la inclinación de su cuerpo. El prototipo fue patentado, en EE.UU, el 29 de Mayo de 1917.

Popular Science. Abril de 1923. Popular Science


Popular Science. Abril de 1923. Popular Science

Este prototipo, aparecido en la revista Popular Science de abril de 1923, fue concebido por el profesor EJ Christie de Marion, Ohio. El diseño tenía una rueda de disco de más de 4 metros de diámetro y según el inventor alcanzaba una velocidad de al menos 400 kilómetros por hora y posiblemente podría llegar hasta los 640 km/h. Los cálculos de Christie parecen demasiado exagerados, pese a su motor de avión de 250 caballos, y sus afirmaciones hacen pensar que el mismo no tenía ni idea de las posibilidades reales del prototipo. Este vehículo que ha sido llamado por algunos historiadores como “La madre de todos los monociclos” nunca se llegó a comercializar.

Popular Science. Diciembre de 1924. Popular Science


El monociclo “Velocita” de Davide Cislaghi en la revista Popular Science. Diciembre de 1924. Popular Science

Davide Cislaghi, un ex electricista y oficial de policía en Milán, obsesionado con la idea de que un vehículo era mucho más eficiente con una sola rueda que con varias, funda la compañía Motoruota y construye un prototipo de monociclo motorizado en el año 1923. En 1924 patenta su diseño en Francia y sienta las bases para el mecanismo de inclinación, estabilización y diseño de la mecánica que sería utilizada durante la siguiente década. Este vehículo era conocido como “velocita” y también popularmente como “motormota”. Fabricó varias versiones, todas con la misma estructura básica, con 1,45 metros de diámetro de la rueda, como media, y un motor de 175cc con una caja de cambios de tres velocidades. En diciembre de 1924, la revista Popular Science dedica su portada al monociclo de Cislaghi y detalla las características del vehículo en sus paginas interiores, donde hace mención también del recorrido organizado del monociclo desde Milán a Roma para participar en una carrera en el National Stadium, que terminó ganando.

M. Gerder conduciendo una Motorwheel Velocita en Arles, Francia. Hulton Archive, Getty Images


El ingeniero suizo M. Gerder conduciendo una “Motorwheel Velocita” en Arles, Francia, de camino a España en 1931. Hulton Archive, Getty Images

En la fotografía aparece el ingeniero suizo M. Gerder conduciendo una “Motorwheel Velocita” de Davide Cislaghi, en Arles, Francia, de camino a España, en 1931, como parte de un viaje promocional del nuevo vehículo.

Diseños de Leonardo da Vinci. Epicphysics


En búsqueda del movimiento perpetuo, diseños de Leonardo da Vinci. Epicphysics

El inventor ingles John Purves, inspirado por algunos diseños de Leonardo da Vinci, fabricó un vehículo eléctrico monociclo conocido como Dynasphere, en 1932. En aquella época, los vehículos de una sola rueda estaban de moda entre los inventores y se consideraban competidores potencialmente serios para el automóvil.

Portada de la revista Popular Science de mayo de 1932. Popular Science


Portada de la revista Popular Science de mayo de 1932, con el Dynasphere de John Purves. Popular Science

Portada de la revista Popular Science de mayo de 1932. A la izquierda el Dynasphere de dos plazas y en la esquina superior derecha podemos ver a su inventor, John Purves, con una versión de su vehículo que bautizó como Dynasphere de Luxe. Este monociclo aumentaba las plazas del modelo original a cinco asientos, añadiendo además parachoques, una cabina cerrada, motor delantero y faros, pero según se afirma solo fue un prototipo del inventor y nunca se llego a comercializar.

El Dynasphere en la playa de Weston Super Mare, Brean Sands. Febrero de 1932. Hulton Archive, Getty Images


El Dynasphere en la playa de Weston Super Mare, Brean Sands. Febrero de 1932. Hulton Archive, Getty Images

John Archibald Purves desarrolló su invento con la colaboración de su hijo, que aparece en la fotografía conduciendo el monociclo, inclinando su cuerpo hacia fuera de la máquina para equilibrarlo, en la playa de Weston Super Mare, Brean Sands, en febrero de 1932.

Testeando el Dynasphere en la playa de Weston Super Mare, Brean Sands. Febrero de 1932. Hulton Archive, Getty Images


Testeando el Dynasphere en la playa de Weston Super Mare, Brean Sands. Febrero de 1932. Hulton Archive, Getty Images

El Dynasphere era único entre los monociclos de su tiempo, debido sobre todo a su anchura que le proporcionaba la estabilidad suficiente para que el conductor no tuviera que reequilibrar constantemente el vehículo mientras conducía. Sorprendentemente, el Dynasphere con sus 2,5CV podía alcanzar velocidades de hasta 40 kilómetros por hora, pero era poco maniobrable y difícil de frenar. Si el conductor intentaba frenar de manera brusca, éste podría experimentar un difícil trance ya que sería muy probable que acabara girando incontrolablemente a lo largo del interior de la rueda.

El Dynasphere y un automovil. Febrero de 1932. Hulton Archive, Getty Images


El Dynasphere y un automovil. Febrero de 1932. Hulton Archive, Getty Images

En la fotografía se puede apreciar claramente el tamaño del Dynasphere, de dos plazas, en comparación con un automóvil de la época. Como se puede observar, la cubierta de la enorme rueda del monociclo esta diseñada como una red rígida, lo que permite cierta visibilidad para los ocupantes del vehículo.


The Dynasphere

Portada de la revista Modern Mechanix. Junio de 1935. Modern Mechanix


Dynowheel Bus en la portada de la revista Modern Mechanix. Junio de 1935. Modern Mechanix

El Dynowheel Bus prometía revolucionar el transporte motorizado, según publicaba, en junio de 1935, la prestigiosa revista Modern Mechanix. Se basaba en el diseño del Dynasphere de John Purves y operaba prácticamente sobre los mismos principios. Una enorme aleta estabilizaba el vehículo a altas velocidades y, según el artículo, era un vehículo que combinaba una alta seguridad con unas grandes prestaciones.

Tanque de guerra monorueda, 1933. Modern Mechanix


Tanque de guerra monociclo, 1933. Modern Mechanix

El proyecto del tanque monociclo, patentado en el año 1932, nunca llegó realmente a materializarse por suerte para aquellos que podrían haber sido designados para pilotarlo. El War Tank Onewheel fue ideado por un inventor de Nueva York que no se cortaba en afirmar que su invento iba a revolucionar las tácticas de batalla. Alojado en el interior del cuerpo blindado del monociclo, el operador, armado con una ametralladora, podía dirigir la rueda principal con la ayuda de dos pequeñas ruedas auxiliares en la parte trasera. Un mecanismo de engranaje interno, operado por un motor alojado en la estructura del vehículo, movía el monociclo a una notable velocidad. Esta máquina “revolucionaria” estaba provisto de unas aparatosas “muletas” (un tubo de acero que se proyectaba por delante a cada lado como lanzas medievales) que el piloto podía usar para cruzar zanjas en alguna maniobra inimaginable. El tanque también era capaz, teóricamente, de sumergirse en un arroyo para cruzar al otro lado, para lo que se valía de un simple proceso de inversión de las ruedas de estabilización, para equilibrar y ayudar a la flotación del monociclo. A la izquierda de la fotografía aparece una versión civil del proyecto del tanque monociclo y en la esquina inferior derecha podemos ver el monociclo de Nilsson.

Monociclo de Walter Nilsson. Hemmings


Monociclo de Walter Nilsson. Hemmings

Este monociclo fue atribuido iniciamente a Davide Cislaghi y a Goventosa de Udine, según diversas fuentes, pero la estructura de la máquina parece a todas luces obra de Walter Nilsson, un inventor de California. Su monociclo se impulsaba inicialmente con un motor de un solo cilindro, tres velocidades y era capaz de alcanzar una velocidad de 30 kilómetros por hora. Las prestaciones fueron mejoradas en posteriores versiones. En un anuncio publicado en la prensa, de 1936, aparece a la venta su monociclo por 600 dólares, una verdadera fortuna en aquella época.


Monociclo McLean V8

Finalizamos el post con un vídeo del moderno monociclo de Kerry McLean. Kerry es un inventor de Walled Lake, Michigan, que empezó a fabricar monociclos en el año 1971, aproximadamente. En el vídeo aparece McLean con su famoso monociclo V8, el motor está integrado en un bloque de aluminio V8 de doble carburador y es una maravillosa pieza de ingeniería. En el año 2011 construye una nueva versión de su V8 con el que supera, en las pruebas, la velocidad de 160 kilómetros por hora.

Si te ha gustado este post también puede interesarte:

  • Debajo de un puente
  • Perdido en el Rastro
  • No soy un mamífero
  • Rascacielos de New York
  • Trondheim